El viernes 29 de enero celebramos en el Colegio el Día de la Paz.

Fue una jornada diferente que nos ayudó a reflexionar: cada ambiente del colegio (las clases, el patio, el comedor) estaba dividido por un muro y los alumnos no podían comunicarse con los compañeros que se encontraban al otro lado.

Por la tarde decidimos que teníamos que eliminar todo lo que nos separa: odio, egoísmo, ira, violencia…    De esta forma tiramos al suelo todos los muros para que en el colegio pudiese reinar la Paz.